Julio sin plástico 2021: ¿para qué?

julio sin plástico 2021

Qué pequeño se queda un mes y qué grande al mismo tiempo. Vuelve Julio sin Plástico, la campaña internacional que nos invita a vivir sin plástico durante un mes. Suena pequeño e insuficiente pero, si lo piensas, es bastante grande.

¿Vale la pena unirse a Julio sin Plástico?

Ríos, montañas, playas paradisíacas, espacios protegidos, lugares apenas visitados por humanos… De repente, fijas tu mirada y aparece. A veces es un plástico grande, las más, un plástico micro, llegando incluso a confundirse con el paisaje. Y lo peor viene después, cuando lo recoges y ves que no está solo, y sigues recogiendo cada vez con la certeza más clara de que te irás sin haber terminado. Y luego llegas a casa y lees sobre nanoplásticos y sobre cómo hay plástico ya hasta en la Antártida…

¿Cómo no sentir impotencia y desaliento?

Desde que soy consciente del impacto de la contaminación por plásticos, cuanto más veo, cuanto más sé, más grande y difícil de solucionar me parece el problema. Por eso, campañas como Julio sin Plástico me parecen tan necesarias como insuficientes, igual que recoger los plásticos que nos vamos encontrando abandonados en la naturaleza.

plástico en el mar

Al fin y al cabo, ¿de qué sirve hacer algo que es insuficiente?

Entonces entro en el blog Vivir sin Plástico y vuelvo a leer la historia de Julio sin Plástico, un movimiento que acaba de cumplir 10 años, y la entrevista a Rebecca Prince-Ruiz, la fundadora Plastic Free July, y empiezo a entender algunas cosas.

En primer lugar algo tan obvio como que hacer algo es mejor que no hacer nada y, en segundo lugar y sobre todo, lo poderoso de empezar (el año pasado escribí este post de instagram sobre el tema para la campaña Julio sin Plástico). Cualquier gran acción necesita de un primer paso y de un segundo, tercero, cuarto y quinto. Así que da igual que ahora sea insuficiente, la campaña Julio sin Plástico sirve para llegar a un momento en que ni sea necesaria.

Este año no participamos en ninguna acción específica pero sí queremos seguir siendo altavoces de un movimiento que esperamos que algún día sea obsoleto y redundante. El vídeo que acabas de ver es de la campaña de Julio sin Plástico que co organizamos junto a un grupo de blogueras y blogueros y que nos sigue pareciendo vigente y también la mar de bonito 🙂

¿Y si dejamos de tratar el plástico como un residuo?

gafas de sol sostenibles fos barcelona

Gafas hechas de residuos plásticos locales

FOS es una marca de gafas hechas en Barcelona con residuos plásticos de Barcelona. Son gafas realizadas artesanalmente y diseñadas de forma circular, todas las piezas son fácilmente extraíbles y no se usan colas ni pinturas, por lo que al final de su ciclo de vida todos los materiales se pueden reaprovechar y convertirse, por ejemplo, en un nuevo par de gafas.

costilladeadan-pendientes

Joyas elaboradas con retales industriales de plástico

Las joyas de R más R se realizan artesanalmente en Segovia con plástico procedente de fábricas locales, que no consiguen aprovechar los retales de tamaño pequeño.

sujetador deportivo reciclado

Ropa deportiva elaborada con plástico reciclado

Act and Be diseña prendas deportivas elaboradas a partir de botellas de plástico recicladas. La materia prima y la confección se realizan de forma ética y local en Almería.

El futuro del plástico

Soñamos con un futuro circular, sin residuos, con productos diseñados para durar y poder ser reconvertidos en otros productos, sin llegar a convertirse nunca en residuos. Miles de generaciones han vivido sin generar residuos plásticos y nosotros también podemos conseguirlo.

Pero tenemos que ponernos en acción. Así que, sin más, te invito a consultar la agenda que ha creado Boicot al Plástico para Julio sin Plástico 2021 y a animarte a hacer lo que te sea posible, por muy pequeño que te parezca, y a seguir mejorando y aportando de la forma en que quieras y puedas.

Dejar una Respuesta


CAPTCHA Image

Suscríbete a la newsletter